Voces

Las voces en su cabeza no dejaban de atormentarlo, no lo dejan conciliar el sueño, quería dormir pero esos malditos gritos no dejaban de sonar y cada vez con más fuerza.

Algunos, en repetidas ocasiones le ordenan que hacer “maldito, mete más drogas, nunca será suficiente”, otras le pedían parar, ¿A quién se escucha cuando a tu alrededor no hay nadie?, ¿Por qué las malditas voces no desaparecen y ya?.

Entre tantas voces, logró escuchar a la de su amigo, si, ese que venía de vez en cuando, a lo lejos le escuchó decir “acompáñame, sé cómo callarlas”, intentó concentrarce sólo en esa voz y al fondo se escuchaba unos gritos más fuertes, llantos, gemidos, dolor, no entendía porque había tanto en ese espacio tan pequeño.

Hola, veo que llegaste, perdona el desorden de afuera, es que han estado agitados con tanto caos que ha pasado últimamente, si, se que aún los escuchas, pero trata de no prestarles atención. Bueno, te traje aquí para que intentes llevar toda tu atención hacia mi, no es fácil tenerte aquí siempre, así que seré breve. Las drogas no son el problema, la soledad tampoco de hecho nos ha hecho bien, ahora somos más fuertes y tú crees en ti, si, no voltees, ellos siguen ahí, pero concéntrate, en serio ¿Quieres callarlas?, bueno te daré un consejo, conplacelas, todas son tú y son tus gritos internos expresándose, así que te toca oirlas por más que no quieras.

Bueno, espero que hayas apreciado mi visita, te dejo con todas las voces, sólo filtra como lo acabas de hacer, las que deseas escuchar, hasta luego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s