Conversaciones

Quería preguntarte una vez más, ¿de verdad existes? o te cree para que me acompañaras en esta soledad. Lo cierto es que hasta ahora me caes bien, recuerdo aquella vez que hablamos, cuando tomaste aquella decisión en esa plaza, oh, que momento.

No era fácil, eras joven, inseguro, no sabías si realmente creer en mi, pero lo hiciste y a pesar de que las cosas no han salido como lo planeamos en esa plaza, creo que hemos logrado bastante.

También quisiera decirte que he hablado con aquellos que no ves, siempre me dicen que debemos esperar, que aún faltan cosas por hacer y entiendo que nos quieres acompañar, pero, debes entender que no eres bienvenido aquí todavía, tu boleto tiene otra fecha.

No, no me mires así y ya para de llorar, ese ataque que te deja sin respiración en la noche no es mi culpa, no hice nada, estoy aquí porque quiero ayudarte, puedes hablar conmigo siempre, por eso volví, no necesitas a nadie más, concéntrate primero en parar este ataque y luego mírate al espejo.

Si, las drogas nos ayudan a ambos, a ti a calmarte a mi a darme fuerzas para que pueda ayudarte, no pasa nada, recuerda, estoy aquí.

Y ahora, sólo cierra tus ojos y repite conmigo “mente despierta, cuerpo dormido”, mañana debemos volver a jugar al tipo “normal”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s